¿Cómo mejorar la calidad de vida en el trabajo?

calidad de vida en el trabajo

Las personas dedicamos muchas horas de nuestra vida a diversas tareas profesionales y por ello conseguir una buena calidad de vida en el trabajo se ha convertido en el objetivo de los CEO´s y los directores de gestión de personas de nuestras organizaciones.

Estos meses de descanso, después de tiempos complicados por la pandemia, son un buen momento para organizar como queremos que sea nuestra vida profesional.

Es buen momento para detenernos y ponernos nuevas metas para los próximos meses, en aras de lograr una buena calidad de vida en el trabajo.

Estrés, cansancio, rutina, falta de motivación han aparecido en los últimos meses en nuestras organizaciones, y consecuencia de ello nos hemos vuelto más vulnerables en el trabajo, debido a las obligaciones y/o restricciones que conlleva nuestro status profesional.

Lógicamente, cuando estamos desarrollando actividades de ocio resulta más sencillo estar relajado y sentirse bien con uno mismo.

Sin embargo nuestra actividad profesional juega un papel fundamental en el bienestar de las personas: sentirnos útiles y productivos tiene mucha relevancia para nuestra satisfacción personal.

En Adiss te proponemos siete consejos para mejorar la calidad de vida de tus empleados.

1.- Motivación laboral.

Si quieres que tus empleados estén satisfechos con su trabajo debes generar ciertas dosis de motivación, ya que pasamos entre un cuarto y un tercio del día desarrollando tareas profesionales.

El salario es importante pero no lo es todo y, en ocasiones, resulta insuficiente. Y aunque el trabajo perfecto no existe si es importante la motivación personal para desarrollarlo.

Motivación que debería partir desde la propia persona y desde su entorno profesional.

Si estás interesado en que tus trabajadores no se limiten a asistir a sus puestos de trabajo y cobrar a final de mes debes buscar elementos motivadores para que su calidad de vida en el trabajo crezca cada día.

2.- Céntrate en el trabajo.

Conseguir que tus trabajadores centren su atención en sus tareas profesionales dejando de un lado pensamientos o emociones negativas es otra tarea que debes desarrollar con tus equipos.

Cuando trabajas, la mente está más ocupada y crece la productividad, aumenta el bienestar y las sensaciones positivas.

3.- Poner límites.

Ante situaciones de gran volumen de trabajo, múltiples exigencias y la falta de tiempo, la motivación suele pasar a un segundo plano y la calidad de vida en el trabajo se resiente.

Por eso tan importante es centrarse en las capacidades profesionales y que tus empleados den lo mejor de sí mismos, para que en caso de aparecer el estrés podamos gestionarlo desde el primer minuto.

Para conseguir este objetivo y que el estrés no aparezca o lo haga en menor medida es importante delimitar la cantidad de tareas que podemos desarrollar de forma satisfactoria, y aquí tanto Recursos Humanos como el propio empleado juegan un papel fundamental.

Llegados a este punto, utilizar una buena herramienta de gestión de proyectos y de gestión del tiempo se vuelve una necesidad.

4.- Parar cuando sea necesario.

El descanso y las paradas son importante para conseguir una buena calidad de vida en el trabajo.

Ante situaciones de saturación y agotamiento, el desempeño personal disminuye si continuamos trabajando y el estado psicológico desarrollará emociones y sensaciones negativas, consecuencia del cansancio y el colapso.

Por ello parar un tiempo para descansar es la mejor opción, aumenta el estado psicológico, nos organizamos mejor y podemos lograr una mejor y mayor productividad en el desarrollo de las tareas profesionales de nuestros empleados.

5.- Comunicación eficaz.

Para lograr una buena calidad de vida en el trabajo es necesaria una comunicación efectiva con los demás.

Y aquí el papel de recursos humanos vuelve a ser fundamental, ya que siempre habrá colegas que pueden ayudarte cuando tus empleados lo necesitan.

La cooperación da sentido al trabajo y el desempeño de las tareas es más sencillo.

6.- Cuidar el entorno.

Hoy, tras un año y medio complicado, el entorno se ha convertido en pieza fundamental para que la calidad de vida en el trabajo sea una realidad.

La comunicación es importante, las relaciones también y sin embargo el entorno, el lugar de trabajo, por lo menos debe ser confortable y que tus empleados se sientan cómodos en él, como señala, recientemente Steelcase, en su informe sobre el trabajo post-covid.

7.- Emociones.

Los sentimientos y las emociones forman parte de nuestro día a día, y en el trabajo pueden aparecer también, tanto a nivel positivo como negativo.

Por ello es fundamental parar y analizar las situaciones que los generan para dar una solución efectiva.

¿Qué otros consejos puedes aportar para que la calidad de vida en el trabajo sea una realidad?